sábado, 5 de diciembre de 2009

Lectura y declamación 2

.

Lectura
El modo de declamar que se usaba en el siglo pasado consistía en una suma de excesos varios: de dramatismo, de gestos, de adornos, de ademanes y de grandilocuencia. Casi todos decían, aun los textos de lectura más simples, como si hablaran desde el bronce o en la antigua Grecia. Si de lecturas se trata, ya no se soporta un registro de la vehemencia, afectación o excesiva marcación de Doña Berta y su todavía interminable lista de seguidores, la mayor parte de las cuales, ni siquiera tienen noticias de su existencia.

Hoy se ha revalorizado un estilo de decir natural, con sus matices, sus énfasis, sus comas y sobre todo, sus silencios. Incluso hasta se aceptan diversas tonadas y voces provincianas. El estilo “Conservatorio” ha caído en desuso y su reemplazante temporal, el estilo -impecable pero neutro y monocorde-, “locutor/a del ISER”, también va camino del olvido.
Personalmente, me gusta escuchar leer como se habla cuando se habla bien. Y en este sentido aprovecho para traer a quienes admiro y disfruto.

Ingrid Pellicori. Ya sea en su programa de radio, “Antología de aire” de la Biblioteca Nacional donde lee poesía; o en sus “Banquetes literarios” donde leía textos seleccionados junto a Horacio Peña; o en cualquier lugar donde actúe, escucharla es un verdadero placer.

Quique Pesoa, que con su aire campechano, nos conquistó desde “La oreja de la tarde” por Radio Rivadavia y después desde “La vereda” por Radio de la Ciudad. Escuchar “El cuento de la tarde” era una de las cosas imperdibles por ese entonces. Los que lo extrañamos -se ha radicado en San Marcos Sierras, Córdoba-, podemos ahora escucharlo por Internet en “El desconcierto del domingo” que se transmite por Radio Eter (http://www.radioeter.com.ar/) si vencemos la resistencia a estas nuevas formas de comunicación.

Hugo Paredero, que siempre encuentra el tono justo y el ritmo apropiado para todo lo que cae en sus manos (me falta escucharlo leer un prospecto de medicamentos para generalizar con rigor). Entre muchas, dos cosas se destacan en su lectura: las pausas y los silencios, junto con la impagable sensación que transmite, de que tanto él como sus oyentes disponen de todo el tiempo del mundo y nada los apremia. Lo pueden escuchar por las noches, a las 00.30 hs en su programa “Párrafus interruptus” que va por Radio Nacional (Buenos Aires-Argentina), AM 780.


.

6 comentarios:

Marple dijo...

De la parte 1, la única voz que reconozco es la de Miguel Ángel Solá.
De la parte 2, conozco la voz de Hugo Paredero .

Coincido contigo.Leen maravillosamente bien.

A los dos los admiro, como también a cierto ganador reincidente del programa de Paredero, que se destaca por su memoria, su sabiduría y sobre todo por su modestia:)

un abrazo

Leo Carballo dijo...

Hace poco empecé a escuchar a Paredero, y a la vez, empecé a leer para otras personas, simplemente por gusto. No es fácil, pero me da mucho placer. Es muy lindo el sonido de la voz humana contando una historia, sea en verso como en prosa, hacía mucho que disfrutaba de eto. Gracias por recordármelo, Fernando

Santi el de Los Divagues dijo...

Prometo buscar la manera de escuchar a esa gente.
Don Mario, Neruda e Idea me convencieron de que es mejor escuchar los poemas con su propia voz interior.
Es que se leían muy mal a sí mismos.
Benedetti e Idea eran terribles en eso, no sé cómo no se daban cuenta...
Pero seguiré tus consejos y trataré de sintonizar esas radios, no sé si desde acá se puede.
Un abrazo

Fernando Terreno dijo...

Gracias a todos.
A Ingrid Pellicori y a Quique Pesoa se los puede escuchar por radio en internet.
http://www.bn.gov.ar/radio
http://www.radioeter.com.ar/
Acabo de ver que no funciona o no está al aire Antología de aire, el programa de Ingrid.
A Hugo Paredero se lo puede escuchr por AM 870 de Argentina o por http://www.radionacional.com.ar/
y ahí lo escuchás en vivo por la internet.
Un abrazo

América dijo...

Rescato esa excelente exposición,las voces nos trasmiten estados y sentimientos,mas allá de los acentos,la interpretación el color de una voz puede ser inolvidable.

Los estilos han variado con el tiempo,ahora la naturalidad nos acercan mas a quienes están detrás del micrófono pero siempre es como magia!

Un enormeeeeee abrazo!

Fernando Terreno dijo...

América:
Escompletamente local la lista que hice, así que gracias por tomar la parte "general" de la entrada.
Un abrazo